Viajes de esquí con monitores para familias, una experiencia perfecta

Desde hace mucho tiempo, son en España muchas las personas que, cuando les hablamos de ciertas fechas del calendario, piensan automáticamente en viajes de esquí. Personas, de casi todas las edades, que hacen del esquí el protagonista principal de algunas de sus vacaciones. Desde grupos de amigos jóvenes hasta familias que ven en estas escapadas su retiro ideal, los viajes de esquí son una elección muy común en las vacaciones invernales de muchas personas, y cada vez de más.

Desde el puente de la Inmaculada a principios del mes de Diciembre, pistoletazo de apertura de estas temporadas de nieve, hasta la Semana Santa en que las temporadas de esquí echan el cierre, son variadas las fechas en las que podemos escaparnos a la nieve a practicar el esquí y disfrutar de cada minuto del viaje: tales como Fin de Año, Reyes o Carnaval, entre otras.

Y desde el Club Noroeste hemos querido aunar dos de las cosas que mejor sabemos hacer: el esquí y el ocio y tiempo libre. De esta manera, los Viajes de Esquí para familias con monitores 24 horas se están convirtiendo en la elección de cada año mayor número de familias, que se muestran tremendamente satisfechas y contentas con este servicio integral.

Estos viajes se basan en la idea de los viajes de esquí para colegios en los que somos expertos. El espíritu del viaje y del grupo no termina cuando la estación de esquí cierra sus puertas cada tarde. Al contrario, la acción continúa, adecuada para cada grupo de edad, hasta el mismo momento de acostarse. Por medio de juegos, actividades, excursiones y animaciones, las tardes y las noches cobran el mismo protagonismo que las propias clases de esquí. Los niños están siempre bajo control de los monitores y, lo que es más importante, siempre disfrutando con amigos y con los propios monitores.

Este tipo de viajes de esquí para familias suponen un éxito no sólo para los pequeños, sino también para los propios padres. Éstos pueden disfrutar de sus sesiones de esquí sabedores que sus hijos están en clases dirigidas por expertos en la materia, y en gran medida enfocadas no solamente al aprendizaje sino también a la diversión y el entretenimiento de los pequeños. Cabe decir, por supuesto, que los propios adultos también pueden contratar sus clases de esquí en el viaje. Por su parte, por las tardes, tienen también la tranquilidad de saber que los hijos están en buenas manos y pasándolo en grande, haciendo que su propio disfrute personal sea también mayor y mucho más relajado. Del mismo modo, tienen la posibilidad de disfrutar de su familia al completo en muchos momentos del día, haciendo que estos viajes para familias sean, como su propio nombre indica, una experiencia familiar de lo más recomendable, en la que mayores y pequeños conviven y disfrutan a la vez y se rodean también de buen ambiente y buenos compañeros.

Add Your Comment